Primera explosión atómica revela pistas sobre la creación de la Luna.

La explosión que abrió la era atómica hace más de 70 años ayuda a los científicos a comprender mejor otro acontecimiento dramático: la formación de la luna. El 16 de julio de 1.945, el Ejército de los Estados Unidos detonó la primera bomba nuclear en el sur de Nuevo México. El calor extremo de la ráfaga derritió la capa superior del suelo arenoso convirtiéndolo en un vidrio verde, radioactivo conocido como trinitite, 350 metros en todas las direcciones del punto de la explosión.

Ahora, un nuevo estudio muestra que el agua y otros compuestos «volátiles» son escasos en esa superficie, al igual que en las rocas lunares. Muchos astrónomos creen que la luna se formó con materiales que fueron lanzados al espacio por una enorme colisión, o una serie de colisiones, involucrando la Tierra y un cuerpo (o cuerpos) del tamaño de Marte hace aproximadamente 4.500 millones de años. La teoría predice que tales impactos habrían generado inmensas cantidades de calor, lo que a su vez hubiera unido a las rocas para formar la luna. El nuevo análisis de trinitite refuerza esta noción, dijo el autor principal del estudio, James Day, de la Institución Scripps de Oceanografía de la Universidad de California en San Diego.

Trabajo realizado por: Beatriz Lahera y Alba Chueca. 1º Bachillerato G. 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.