MANÓMETRO METÁLICO DE BOURDON

El manómetro metálico es un aparato fabricado en 1862 por un mecánico de París llamado M. Bourdon.

La descripción de un manómetro según los libros de la época es «Se da el nombre a manómetro a los instrumentos destinados a medir la tensión de los gases o de los vapores, cuando esta es mayor a la presión atmosférica»

El primer manómetro era completamente metálico, sin mercurio y cuya aplicación estaba en un principio que se basa en la deformación de los tubos por el efecto de las presiones.

Si abrimos la llave, la presión que produce la tensión del vapor en el interior de las paredes del tubo la desarrolla y la extremidad se muve a la izquierda o a la derecha y gcon ella una larga aguja que marca la presión en un cuadrante la presión del vapor en atmósferas.

Los tubos de Bourdon son muy precisos a altas presiones.

Descripción:

Los manómetros son aparatos que se han destinado para la medición de la presión de los gases y líquidos. Para crearlo se han basado en la ley de Boyle-Mariotte. Los más empleados son los metálicos que se basan en las propiedades elásticas de los metales. Se suele utilizar en aplicaciones industriales aunque no es muy exacto.

Esta formado por: una válvula que se conecta con el aparato por medio de un tubo, una llave que abre y cierra el paso de gas y aire, y la aguja que marca la presión en atmósferas.

Cuando varia la presión dentro del tubo varia su curvatura y el extremo libre hace girar la aguja en uno u otro sentido sobre la escala graduada de atmósferas.

El manómetro de Bourdon consta de un fino tubo metálico de paredes delgadas, de sección elíptica muy aplastada y arrollado en forma de circunferencia.

Este tubo está cerrado por un extremo que se une a una aguja móvil sobre un arco graduado. El extremo libre, comunica con una guarnición que se conectará al recipiente que contiene el gas comprimido.

La presión del gas da lugar a deformaciones en el tubo metálico (denominado tubo de Bourdon en honor a su inventor). Estas deformaciones se transmiten a través de un sistema mecánico a la aguja que marca directamente la presión sobre una escala graduada. 

 

Podemos acoplar con un tubo una rueda de bicicleta hinchada y comprobar su presión en atmósferas.

Comparar con el resultado obtenido con un manómetro de mercurio y comprobar así la precisión de ambos.

En los manómetros de mercurio se mide la presión por la altura de columna de mercurio que llena parcialmente un tubo en forma de U.

El tubo puede estar abierto por ambas ramas o abierto por una sola. En ambos casos la presión se mide conectando el tubo al recipiente que contiene el fluido por su rama inferior abierta y determinando el desnivel h de la columna de mercurio entre ambas ramas.

Si el manómetro es de tubo cerrado, la presión vendrá dada directamente por p = ρ.g.h. Los manómetros de este tipo permiten, por sus características, la medida de presiones elevadas.