Salud pública e higiene a lo largo de la historia

Los Egipcios han sido considerados como el más higiénico de los pueblos, ya que estaba instaurada la higiene personal, conocían una amplia variedad de fórmulas farmacéuticas y construyeron los primeros depósitos de agua y desagües para las aguas residuales. En la India fueron pioneros en cirugía estética y programas de Salud Pública.

Los Hebreos, basándose en los Egipcios, escribieron el primer código de higiene escrito (incluía normas de: aseo personal, construcción de letrinas, higiene de los alimentos y en la maternidad…). Los Griegos le daban mucha importancia a la limpieza personal, ejercicio físico, cultura de la belleza y dietas alimentarias. En la Edad Antigua, por último, tenemos al Imperio Romano que ideó baños públicos y acueductos.

En la Edad Media, hubo un importante descuido en la higiene personal y saneamiento público (excepto en la cultura Árabe). Se abandonó la práctica del baño periódico se dejo de usar abastecimiento de agua potable y cloacas por falta de reparación, a su vez, los desperdicios se defenestraban y se acumulaban en la calle. Además, hubo grandes movimientos de masas de población por motivos religiosos y bélicos. Se intensificó las relaciones con oriente trayendo así nuevas enfermedades. Todo esto acompañado de carencia de alimentos y grandes epidemias; lepra y peste bubónica.

En el Renacimiento se produjo el inicio de la Salud Pública como actividad organizada y a cargo del gobierno. En esta época simplemente, se amplió el conocimiento de las enfermedades infecciosas prevalentes.

En la Edad Contemporánea apareció la higiene privada y la pública. A finales del siglo XVIII, Jenner, «el padre de la inmunología», erradicó la viruela con la primera vacuna. En este momento, los gobiernos, se dan cuenta de la importancia de la Salud Pública y se empieza a contemplar en las Constituciones (como la Española de 1812). En 1839, William Farr, estudió por primera vez la expectativa de vida entre las diferentes clases sociales y mortalidad infantil. En 1842, Edwin Chadwick, impulsó Leyes de Salud Pública que favorecían a indigentes y obreros que vivían en ciudades industriales.

Gracias a John Snow, «el padre de la epidemiología», la Salud Pública se considero como actividad científica. A partir de la segunda mitad del siglo XIX y principios del XX aflora una nueva ciencia llamada microbiología, esta acompañada por primera vez del intento de curar enfermedades crónicas. Se empiezan a descubrir los agentes causales de enfermedades infecciosas, vacunas bacterianas (penicilina) y la etiología de enfermedades no infecciosas.

En 1920, Winslow, definió por primera vez Salud Pública:»ciencia y arte de prevenir las enfermedades, prolongar la vida y fomentar la salud y la eficiencia física y mental». Keynes, es el primero que dice que: el Estado debe facilitar los medios indispensables para vivir a los grupos más desfavorecidos.

Hoy en día, se sabe que la innovación en la Nueva Salud Pública es la mejoría en la calidad de la nutrición que desemboca a una notable bajada en la tasa de mortalidad comparada con la de los ciudadanos de la Edad Antigua.

By Carlos Queralt and Roberto Tornos.