La mitad de los niños de entre 6 y 9 años tienen sobrepeso u obesidad.

Uno de cada dos niños españoles de entre 6 y 9 años tiene algún grado de sobrepeso, en concreto el 23,2% padece sobrepeso y el 18,1% obesidad, un problema que, si no se ataja, podría provocar la primera generación de niños con una expectativa de vida más corta que la de sus padres.Estas tasas descienden a partir de los 11 años, especialmente en el caso de las niñas, y que el sobrepeso está vinculado también a factores socioeconómicos. De hecho, el porcentaje de niños con obesidad en familias con ingresos menores de 18.000 euros brutos anuales es del 54,8%, mientras que en familias con sueldos mayores o iguales a 30.000 euros es del 22,6%. Los niños con sobrepeso u obesidad tienen también más probabilidades de ser adolescentes y adultos obesos.  Así, un niño de entre 10 y 14 años con obesidad tiene un 20% más de probabilidades de padecer obesidad entre los 21 y 29 años. La consecuencias de todo esto está en las enfermedades asociadas a la obesidad, como la hipertensión, diabetes, problemas cardiovasculares e incluso ciertos tumores. Los primeros mil días de vida de una persona determinan si en un futuro será obeso o no. En España la prevalencia de esta enfermedad se ha duplicado en los últimos 20 años. Además del aumento de la ingesta calórica y el descenso de la actividad física, Tinahones ha apuntado entre las causas de estas cifras al descenso de las horas de sueño, la confortabilidad térmica, que hace que se gasten menos calorías, y la modificación de las bacterias intestinales. Medidas de prevención en EE UU Como medidas de prevención, se ha referido a las políticas puestas en marcha en algunas ciudades de Estados Unidos como Nueva York, donde se obligó a los restaurantes a publicitar en los menús las calorías de cada plato, se instalaron dispensadores de agua gratuita en los centros comerciales, se pusieron más carriles bici y se autorizaron mil carros para la venta de verdura y fruta en la calle. Con estas medidas, la obesidad infantil se redujo en un 1%. También en Oklahoma (EE UU) se aprobó una estrategia para impulsar un mayor número de carriles bici, se aprobó un impuesto al azúcar y se obligó a habilitar gimnasios en todos los colegios. Con ello consiguieron dejar de ser una de las ciudades con más sobrepeso de EE UU a convertirse en una de las más saludables.

Paula Diez de Pinos 1ºG

Fuente

Se ha desarrollado un tratamiento que reduce el desarrollo del párkinson en ratones.

Se ha experimentado en ratones un nuevo tratamiento que ha conseguido reducir la progresión de la enfermedad de Parkinson.

La propuesta terapéutica reduce la expresión de una de las principales proteínas implicadas en la progresión del párkinson, la alfa-sinucleína. El párkinson es el segundo trastorno neurodegenerativo más común tras el alzhéimer, afecta a más del 1% de la población y se caracteriza por la acumulación de una proteína, la alfa-sinucleína, en las neuronas dopaminérgicas y en otras áreas del sistema nervioso, lo que provoca alteraciones de la función del circuito dopaminérgico y síntomas motores como temblores o lentitud de movimientos, entre otros. Los tratamientos actuales son sintomáticos y la mayoría modulan la actividad de los circuitos motores. En este estudio, los investigadores han utilizado un oligonucleótido inhibitorio, ASO (antisense oligonucleotide) dirigido contra la alfa-sinucleína para inhibir su síntesis. Los oligonucleótidos son moléculas formadas por secuencias cortas de ADN o ARN que se utilizan en terapia génica como estrategia para el silenciamiento o inhibición de genes. Los investigadores han demostrado que la administración por vía intranasal en ratones de este oligonucleótido permite su acumulación en el cerebro y conduce a la reducción de la expresión del gen de la alfa-sinucleína en un tipo de neuronas concretas. Según los investigadores, esta disminución hace que aumente la liberación de dopamina y serotonina, con lo que mejora la neurotransmisión. Aunque la investigación con este tratamiento todavía se encuentra en fase preclínica.

Fuente

Paula Diez de Pinos 1ºG